Ahora

Ante la situación política y económica que atraviesa hoy España, nuestra nación, los NOA invitamos a todas las organizaciones y grupos del movimiento de resistencia a las tiranías nacionalistas y los cómplices que los sostienen, a iniciar una campaña sistemática y constante, con los medios y métodos de que cada organización disponga, para exigir y promover la liquidación del sistema de saqueo autonómico y la corrupción generalizada: la supresión de las autonomías.

1. El movimiento antinacionalista no existe para proporcionar salvaciones a problemas secundarios, no está para reformar la Seguridad Social o controlar la filoxera, sino para ELIMINAR el problema de los nacionalismos, de su colonización política, cultural y económica, y de la agresión a la cohesión nacional de España.

Los términos “derecha” e “izquierda” no tienen aquí mucho sentido. Y fuera de aquí creemos que tampoco, a menos que los sostenga el interés por el maniqueismo político, la manipulación, o la fe egocéntrica del fanático.

2. El movimiento de resistencia aún se niega a reconocerse como tal. Deberemos dejar que las organizaciones de la corriente más visible, o si se prefiere “principal”, tal vez no la más integradora, pero sí más “moderada” y conocida, desarrolle sus éxitos electorales mientras los demás seguimos desarrollaando no sólo la resistencia sino que trabajamos en lo que, en parte espontáneamente, ya está ocurriendo: el resurgimiento de la conciencia nacional.

3. Toda la labor práctica del movimiento debe dirigirse a encauzar unitariamente los esfuerzos y enfocarlos sobre el verdadero problema por encima de todos los demás: los nacionalismos y el irracional Estado de las Autonomías (fruto de una Constitución mal hecha, deforme) elementos intensificadores (y en buena parte responsables), de la actual debacle económica en España, y del despilfarro institucional, como es público y notorio.

4. Nuestra meta, consecuentemente, no puede ser una reforma ni una regeneración ilusorias, sinó un cambio radical en la configuración del Estado que subsane las deficiencias, y lastres, del pasado en el proceso de construcción del Estado-nación moderno y la eliminación real de las tendencias separatistas en sectores desleales de la población.

Esta labor sólo puede hacerse de modo interdisciplinar, es decir abordando las ramificaciones económicas, políticas, sociales, culturales y estructurales.

No hay otra meta ni la queremos. No nos conformamos con menos, no nos conformamos con dejar dormido al virus.

5. Somos conscientes de que los discursos y campañas de nada sirven si no van acompañados del bienestar y la compensación económicas, pero toda disyuntiva o discrepancia debe quedar apartada en pro de la meta principal. Deberemos insistir en que el saqueo economico por abajo (CCAA) y por arriba (el imperialismo alemán (con el norteamericano detrás) encarnado en la pantalla de la UE) es el principal culpable del empobrecimiento de la vida de la población.

Estas son las tareas a afrontar como grandes ejes que enmarcan las luchas cotidianas. Y por encima de todo, generosidad en la necesaria unión. Ciertos personajes y grupos están dando un espectáculo lamentable con su altanería y rechazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *