Comités de Liberación Nacional de España

Ha llegado el momento. La agresión al Pueblo y la Nación españoles se acerca a su culminación. El asalto y derribo del Estado por la oligarquía caciquil de los partidos ha desembocado en un ruinoso callejón sin salida donde campa el abuso, el saqueo y el terrorismo. No hay ley, ni bienestar, ni seguridad. Basta ya.

Necesitamos que se multiplique la Resistencia. Como en todas las Resistencias, como en 1808, como en 1940 en Europa, se empieza con la propaganda, se articulan los grupos y se inician los gestos y campañas y se prepara la rebelión, la verdadera rebelión.

Proponemos a todos los patriotas, de los españoles de bien y de los que busquen la libertad y la justicia, la creación de un instrumento para la insurrección cívica: los Comités de Liberación Nacional de España.

Al margen de ideologías y partidos, de capillas intelectuales y orgánicas. Contra todos.

Los CLNE deben organizarse de modo autónomo y local, adaptarse a las situaciones específicas, pero sus metas son siempre:

– la destrucción de la aberración autonómica

– la liquidación de la partitocracia ladrona

– la erradicación del separatismo

Y por la unidad nacional, es decir la supremacía absoluta y única de la Nación, el Pueblo, la Lengua y la Cultura propias de España.

Cualquier otra opción no es válida, ni útil, ni realista, porque el enemigo nos ha declarado la guerra con sus aliados colaboracionistas y radicales varios.

La meta primaria es extender las consignas y la rebelión a través de la propaganda y de cuantos gestos sean factibles de realizar. ¡Cread vuestro propio grupo!.

Ahora se enteran

Hoy todos los movimientos políticos son “transversales”; pescan en muchas aguas distintas. El separatismo catalán también lo es, como lo fue el nazismo y el comunismo, y lo es el difuso movimiento de oposición al separatismo.

Hay no-nacionalistas tímidos como hasta ahora Ciudadanos y la UPyD, antiseparatistas como nosotros, los NOA, y existen los que han sido no-nacionalistas del sistema, especialmente peperos, que ahora tiran la toalla y proclaman la rendición.

Entre estos está Jiménez Losantos. En su artículo en “El Mundo” del 8 de octubre propone eso, que se disgregue España ante la inviabilidad del Estado autonómico oligárquico y poder así “recuperar” la Nación.

Sánchez Dragó, con su retórica habitual lo remacha. Todos a una.

Estos liberaloides imbéciles distinguen Nación y territorio, pero lo más grave es que España les importa, como a los demás, un bledo, con tal de que se salven y realicen sus sacrosantos principios.

Realmente no están en nuestro bando. Toda Resistencia está siempre sola. Ahora le ven las orejas al lobo, después de advertirles mil veces.

La insurrección se desvela cada vez más como el único camino que nos dejan.

Insurrección Nacional!!!